CONTRATAR A PERSONAS CON DISCAPACIDAD TIENE UN IMPACTO POSITIVO EN LAS EMPRESAS

Incluir en la plantilla a personas con discapacidad supone un compromiso con la diversidad y genera un impacto positivo en las empresas. La reputación corporativa es una de las primeras beneficiadas en el compromiso por la inclusión pero existen otros beneficios constatables: 

La Ley General de la Discapacidad (LGD) fija a las empresas de más de 50 trabajadores la obligatoriedad de incorporar un porcentaje de empleados con discapacidad no inferior al 2%. La empresa tiene derecho a bonificaciones diversas según el tipo de contrato y a subvenciones para la adaptación de puestos de trabajo, eliminación de barreras o dotación de medios de protección personal. También, a una deducción importante de la cuota íntegra del Impuesto de Sociedades  por cada persona/año de incremento del promedio de la plantilla de trabajadores con discapacidad, contratadas. 

Ir al contenido