UNA ESCUELA DE REGGAE INCLUSIVA EN KENIA

La mitad de los keniatas con discapacidad, residen en las zonas rurales y son discriminadas, por su condición.Tampoco pueden acceder a la educación: un 90% de los menores no forma parte del sistema educativo. El músico Baba Gurston, conoce bien su sufrimiento. Él mismo experimentó el sabor amargo del rechazo a causa de una enfermedad genética que implicaba que sus brazos fueran más largos que sus piernas y que no pudiera recorrer grandes distancias. Lejos, de sentirse abatido, creó un cuerpo de baile en el que las estrellas eran jóvenes discapacitados y consiguió, además, gran fama como cantante reggae. 

Gracias a su faceta musical, levantó en la comunidad de Kabondo una escuela inclusiva donde enseñar Reggae a sus semejantes. Aprender música supone una alternativa laboral para quienes, tradicionalmente, estaban condenados a quedarse escondidos en casa. Y una especie de redención que les desplaza de las sombras y les sitúa bajo los focos de los grandes escenarios para que todo el mundo pueda apreciar su talento…

Ir al contenido