EMOCIONES: LAS GRANDES OLVIDADAS EN LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Please install Yoast SEO plugin and enable the breadcrumb option to use this shortcode!

La ansiedad y el miedo a la enfermedad son dos de los enemigos a abatir durante la crisis del coronavirus. Buscar información positiva, cambiar y abandonar actividades o iniciar conversaciones con personas queridas, son los primeros actos reflejos que las personas llevan a cabo para desconectar. Reacciones naturales ante situaciones de ansiedad o incertidumbre que pueden encontrar su equivalencia en el mundo empresarial e, incluso, en las esferas políticas. Los expertos recomiendan afrontar el confinamiento desde tres ámbitos: pensamientos, emociones y acciones…

 Un estado de estrés prolongado puede causar alteraciones en nuestra salud mental. Este hecho toma gran relevancia en estos momentos, ya que la población está viviendo un periodo de alarma continuo. La inseguridad y el cambio que se han generado en nuestras vidas, han trastocado las rutinas y afectado a los hábitos de las personas favoreciendo el insomnio, la irritabilidad y el aumento de cortisol. Este hecho tiene una clara traducción en el mundo empresarial.

La Psicología de consumidores y ciudadanos se encuentra en continuo proceso de adaptación a las actuales circunstancias: una pandemia, y varias crisis económicas y ecológicas. El economista Keynes, defendía no obviar las reacciones psicológicas de estos grupos e identificar sus motivaciones. El miedo, es una energía que no para de provocar movimientos irracionales como las compras compulsivas o los cambios en los hábitos de consumo. Ante esta tendencia, hay que proponer alternativas que, además del lado racional, tengan en cuenta las emociones y su influencia en la vida cotidiana y en el mercado laboral; identificarlas para poder responder a las necesidades de las personas que las sienten, ya sean trabajadores o empresarios… Una toma de conciencia ética, una nueva mirada puede nacer de esta crisis…

Ir al contenido