LAS TRES CARAS QUE LA PANDEMIA MUESTRA A LAS PERSONAS CON DISCAPACIDAD

La actual situación de emergencia sanitaria afecta especialmente a las personas con diversidad funcional que ven limitadas sus perspectivas laborales y necesitan apoyo para adaptarse a las nuevas tecnologías que impone el teletrabajo.  

Es una urgencia contrastable, según el último informe sobre Efectos y Consecuencias de la Crisis de la COVID-19 entre las personas con discapacidad, facilitar su acceso al mercado laboral.   

Las tres principales implicaciones que sufre el colectivo, a causa de la pandemia, son problemas a la hora de su reinserción laboral, mayor porcentaje de paro y mayores dificultades a la hora de encontrar un empleo. 

Ir al contenido