ANIMALES TERAPÉUTICOS

El colectivo de las personas con discapacidad es uno de los que más beneficio obtienen del trato con animales. Las terapias que protagonizan han demostrado que ser un poderoso factor favorecedor de la autonomía personal. Los perros, conejos, gatos, pájaros o delfines no hacen diferencias a la hora de entablar relaciones entrañables y motivadoras con seres humanos.

Un estudio de la Universidad Autónoma de Barcelona ha constatado que la terapia asistida con animales provoca importantes mejorías en el tratamiento de pacientes con autismo, trastornos emocionales y otras patologías. Porque si de algo entienden los animales es de amor incondicional.

Ir al contenido